Crónica de una muerte anunciada: la estrategia para las normales.

La Estrategia para el Fortalecimiento y Transformación de las Escuelas Normales anunciada por la Secretaría de Educación Pública en marzo de 2019, nació muerta.

Varias razones existen para sostener este argumento. Vayamos por partes.

Uno de los 10 puntos sobre la educación pública que el excandidato presidencial, y hoy Presidente de la República Mexicana, Andrés Manuel López Obrador, presentó en Guelatao, Oaxaca, al magisterio mexicano; refería, particularmente el número 5, al fortalecimiento de las Escuelas Normales y a la Universidad Pedagógica Nacional para actualizar los métodos de enseñanza, aprendizaje y mejorar la educación del país (El Financiero, 12/05/2018).

De tal propuesta de campaña, y con el ánimo enardecido por la victoria electoral, la Secretaría de Educación Pública (SEP), a través de la Subsecretaría de Educación Superior (SES), la Dirección General de Educación Superior para Profesionales de la Educación (DGESPE), y el Mecanismo de Coordinación Nacional de Autoridades de Educación Normal (MCNAEN), publicaron en el mes de marzo de 2019, una convocatoria dirigida a la comunidad normalista de México, para que maestros, maestras y estudiantes normalistas, participaran en el Congreso Nacional para el Fortalecimiento y Transformación de las Escuelas Normales Públicas, que tendría lugar en la Ciudad de México el 6 y 7 de mayo. Hecho que, como se verá más adelante, cambió significativamente, por los acontecimientos que a continuación expongo.

Como sabemos, después de intensos jaloneos y debates sin muchos argumentos por parte de los legisladores de todos los partidos políticos, la noche del 24 y madrugada del 25 de abril, los Diputados aprobaron la reforma a los artículos 3º, 31º y 73º Constitucionales y, para esos mismos efectos, pasó al Senado (Expansión política, 25/04/2019); sin embargo, al no lograr los votos requeridos, ésta se regresó el 30 de abril a la de origen, es decir, a la de Diputados quienes, el 8 de mayo la volvieron a votar y aprobar y, de inmediato, la turnaron a la de Senadores para que, un día después, el 9 de mayo, ahora sí la aprobaran (Aristegui Noticias, 9/05/2019), siendo publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 15 de mayo, fecha en que se celebra el Día del Maestro en México.

De esta forma, con los ordenamientos generales ya aprobados y publicados en el DOF, el 16 y 17 de mayo, se desarrollaron los trabajos del Congreso referido que, como se observa, cambio de sede y fechas a las planteadas originalmente (Ordenador periodismo digital, 17/05/2019). La razón se desconoce, aunque se supone.

En éste, asistieron 255 delegados de las escuelas normales de todo el país para trabajar en la Estrategia de Fortalecimiento que la misma convocatoria señalaba. Al respecto es importante mencionar, que el Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, asistió al evento inaugural; quiero pensar, con el propósito de reafirmar el discurso presidencial: la mal llamada reforma educativa de 2013 había caído, y así fue.

No sé si hasta aquí haya usted percibido alguna pequeña ambigüedad en los hechos que voy describiendo; y es que, mientras por un lado en las diferentes etapas en las que se desarrolló el congreso (escuela normal y estado) previas a la nacional, en los que se venía discutiendo sobre los 5 ejes propuestos: a) el docente que queremos formar; b) la escuela normal, proyección hacia el futuro; c) desarrollo profesional de los formadores; d) autonomía para las escuelas normales, ¿qué tipo de autonomía necesitamos?; e) ruta curricular, ¿qué hacer y hacia dónde ir?; por el otro lado, en el legislativo, la reforma educativa fue avanzando hasta ser aprobada y publicada en el DOF. ¿Hay congruencia en ello?

Sospecho que, por esa misma razón, al final de esa etapa del Congreso Nacional, se dijo que lo que Delegados Nacionales trabajarían, sería la base para el proyecto reglamentario de las Leyes Secundarias, mismas que se discutirían en 180 días con la finalidad de que, ahora sí, se contara con las bases de un Proyecto Nacional de Escuelas Normales vinculado a la transformación del país. Sin embargo, debo decirlo, esto no sucedió así. De hecho, la mayoría de Delegados exigió darle continuidad a los trabajos puesto que, por la premura del tiempo, éstos no se concluyeron y, en razón de la tarea encomendada y que culminaría en un Proyecto Nacional, si se quería contar con un documento que atendiera a tal propósito, se tendría que declarar abierto y permanente dicho Congreso con la intención de seguir sesionando; hecho que se logró sin miramientos.

Dos etapas más vinieron en distintas fechas: la de San Luis Potosí, en julio; y la de Baja California Sur, en agosto. Se dijo de nueva cuenta que los tiempos apremiaban y que, por tales razones, los trabajos de cada una de las mesas en los que los Delegados se encontraban, tendrían que ser prácticamente exactos y perfectos, pues la fatídica fecha se acercaba para la discusión de las Leyes Secundarias y, por ello, habría que darle celeridad a tales cuestiones.

Así, el 29 de agosto los Delegados asistentes al Congreso cumplieron su parte y entregaron lo que les fue requerido para que, se dijo, se integrara un documento que, a su vez, se entregaría a las instancias correspondientes para su consideración; sin embargo, debo decir que, en esa etapa del Congreso, se habló de la existencia de un “documento fantasma”, es decir, que existió porque fue elaborado por personal de la DGESPE y especialistas de otras latitudes, pero que nadie vio ni conoció. El argumento, también se dijo, es que aquel texto que los Delegados iban construyendo tenía inconsistencias en la redacción y que, por estas razones, podría ser cotejado por personal de esa dependencia para que, de ser el caso, se conformara un documento único (valga la redundancia), puesto que las visiones, con seguridad, serían las mismas. No obstante, repito, no se conoció el documento y es fecha que tampoco se conoce: 1) cuál documento fue entregado a la instancia correspondiente antes de la fecha señalada; 2) si sufrió cambio el documento elaborado y entregado por los Delegados Nacionales; 3) si de algo sirvió para el debate en las Cámaras de Representes lo que los mismos Delegados elaboraron. Aspectos que, sin duda, cobran relevancia porque de los trabajos de Baja California, se acordó que: 1) se conocería el documento final (en la página de la DGESPE se halla un “documento final”, ver: https://www.siben.sep.gob.mx/congreso_nacionalen/uploads/Documento_final.pdf).) pero, irrisoriamente, ese no es el que se supone se entregaría porque los diputados en comisiones “requerían” un texto más “ejecutivo”; 2) se asistiría (los Delegados Nacionales) a la Ciudad de México para hacer la entrega respectiva.

Dicho esto y, de nueva cuenta, si usted observa los acontecimientos que a la par se iban dando en otros terrenos (y por esas mismas fechas), las cosas no pintaban tal y como podría esperarse; por ejemplo, en la construcción de la Ley General de Educación (LGE), Ley General para el Sistema de Carrera de las Maestras y los Maestros (LGSCMyM) y Ley General para la Mejora Continua de la Educación (LGMCE), consideraban entre otros aspectos, la incorporación de un artículo que señalaba que, para mejorar y garantizar la formación de los normalistas, el ingreso a estas instituciones correspondería a la demanda prevista en el proceso de planeación educativa de la autoridad competente en cuanto a la demanda de profesores por región (Educación Futura, 18/07/2019), es decir, que a mayor demanda de profesores mayor sería la matrícula para las normales y viceversa (Profelandia.com, 30/08/2019).

Curiosamente, repito, por esas mismas fechas, los Delegados del Congreso de Escuelas Normales debatían intensamente, y con todos los argumentos habidos y por haber, con la finalidad de entregar una propuesta que contemplara esa heterogeneidad normalista y, en consecuencia, se contara con un Proyecto de gran envergadura que no solo considerara el rubro de la matrícula en cuanto a su reducción sino en su ampliación y fortalecimiento (solo por citar un ejemplo); pero, lamentablemente, como se ha visto, del otro lado, en el de la arena política: la suerte de las escuelas normales estaba echada y la estocada final estaba por ser clavada.

Esto último sucedió el pasado 20 de septiembre en la Cámara de Diputados (El Financiero, 19/09/2019), y el 26 de septiembre en la de Senadores (La Jornada, 26/09/2019); por primera vez en México, al aprobarse las Leyes Secundarias se cuenta ya: con una carrera profesional con demanda controlada. Hecho por demás insólito e histórico, contrario a todas luces, a los planteamientos de los Delegados Nacionales y a lo expresado en el discurso del Presidente López Obrador.

Y, por si fuera poco, días después (el 3 de octubre), el propio Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, se encargó de sepultar lo que en su inicio de conoció como la Estrategia Nacional de Fortalecimiento y Transformación de las Escuelas Normales, al anunciar en su comparecencia ante los Diputados por la glosa del informe que, en el mes de noviembre, dicha estrategia se presentaría (Milenio, 3/10/2019).

¿Cómo pensar que la estrategia que será anunciada por el Secretario de Educación en el mes de noviembre contempla lo que los más de 200 Delegados estuvieron trabajando en las distintas etapas del Congreso si, por un lado, la reforma a los artículos 3º, 31º y 73º ya fue aprobada y publicada en el DOF y, por el otro, las Leyes Secundarias también fueron aprobadas, y en ambas, se manejan aspectos distintos a los que los propios Delegados plantearon en los distintos documentos?, ¿cómo no pensar que el proceso democrático, plural y abierto que se vivió al interior del Congreso Nacional para las Escuelas Normales se tiró al cesto de basura porque, como hemos visto, a la par en que ese ejercicio altamente democrático se desarrollaba en el pleno de las mesas y por los Delegados Nacionales, en el otro, ya se fraguaba su muerte y sepelio?, ¿cómo pensar que México podrá avanzar si escuchamos de los políticos y funcionarios públicos discursos esperanzadores pero en realidad siguen simulando y utilizando a sus principales actores, los maestros y estudiantes, para sus propios fines e intereses?, ¿cómo pensar en un gran Proyecto Nacional para la Educación Normal si, para acabar pronto, los acuerdos emanados de la última fase del Congreso Nacional de las Normales no se respetaron y dudo mucho que hoy día se cumplan?, ¿cómo pensar que el recorte presupuestal afectará a las escuelas normales cuando se desconoce hacia qué rubros va dirigido dicho recorte pero eso sí, la disputa política entre los integrantes del MNCAEN y de algunos Delegados no es disputa, porque es la misma (al igual que la de los integrantes de Acción Nacional) en cuanto a pedir mayores recursos a la federación pero sin que se conozca el destino final de éstos?, ¿cómo no pensar que en las normales, con recurso y sin recurso, han salido avante durante los más de 50 o 60 años en que se mantuvo en el olvido?

Sí, la estrategia nacional para el fortalecimiento y transformación de la educación normal, así con minúsculas: nació muerta, y hoy es su sepelio. ¿Una muerte anunciada? Aquí están los hechos.

Referencias:

  • Damián, F. y Castillo, E. (3/10/2019). Por glosa, Esteban Moctezuma comparece ante Diputados. Milenio.

Recuperado de: https://www.milenio.com/politica/esteban-moctezuma-comparece-ante-diputados

  • Juárez, E. (18/07/2019). Filtran propuesta de Ley General de Educación. Educación Futura.

Recuperado de: http://www.educacionfutura.org/filtran-propuesta-de-ley-general-de-educacion/

  • Redacción El Financiero (12/05/2018). Estos son los 10 compromisos que AMLO presentó al magisterio en Oaxaca. El Financiero.

Recuperado de: https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/estos-son-los-10-compromisos-que-amlo-presento-al-magisterio-en-oaxaca

  • Redacción Expansión política. (25/04/2019). Cámara de Diputados aprueba la reforma educativa de AMLO.

Recuperado de: https://politica.expansion.mx/congreso/2019/04/25/la-camara-de-diputados-aprueba-la-reforma-educativa-de-amlo

  • Redacción AN/GS (9/05/2019). Ahora sí… aprueba Senado en lo general y particular reforma educativa de AMLO. Aristegui Noticias.

Recuperado de: https://aristeguinoticias.com/0905/mexico/ahora-si-aprueba-senado-en-lo-general-y-particular-reforma-educativa-de-amlo/

  • Redacción Ordenador Periodismo Digital (17/05/2019). Analizan en Congreso nacional propuestas de mejora para escuelas normales. Ordenador periodismo digital.

Recuperado de: https://www.ordenadorpolitico.com/analizan-en-congreso-nacional-propuestas-de-mejora-para-escuelas-normales/

  • Redacción El Financiero (19/09/2019). Diputados aprueban leyes secundarias de la reforma educativa; pasan al Senado. El Financiero.

Recuperado de: https://www.elfinanciero.com.mx/nacional/diputados-aprueban-ley-general-de-educacion-abrogan-primera-ley-secundaria-de-la-reforma-educativa

  • Becerril, A. y Ballinas, V. (26/09/2019). Aprueba el Senado leyes secundarias de la reforma educativa. La Jornada.

Recuperado de: https://www.jornada.com.mx/ultimas/politica/2019/09/26/aprueba-el-senado-leyes-secundarias-de-la-reforma-educativa-2109.html

  • Redacción Profelandia.com. (30/08/2019). Publican en Gaceta Parlamentaria Ley para la Carrera de las Maestras y Maestros y la Ley de Mejora de la Educación. Profelandia.com.

Recuperado de: https://anexosprofelandia.files.wordpress.com/2019/08/ley-sistema-carrera-maestras-y-maestros-profelandia.pdf

 

Anuncios

El SNTE… ¿en crisis?

Recuerdo que en los festejos de los setenta años de la fundación del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), un grupo de jóvenes maestros adheridos a dicho Sindicato, me invitaron para que diera una charla sobre el Sindicalismo en México y Tlaxcala; invitación que desde luego acepté con mucho gusto dados los estudios que he realizado sobre este tema, así como también, por el entusiasmo que percibí en cada uno de los profesores, cuyas ansias por conocer un poco sobre la historia de esta institución, me convencieron.

Llegado el día, recuerdo haber hablado sobre los orígenes del SNTE, mismo que, como sabemos, se derivó de un importante movimiento social y revolucionario cuya base se encontraba en la exigencia de una justicia hacia los trabajadores que, a diestra y siniestra, fueron explotados y humillados por unos cuantos empresarios. El tema de las organizaciones sindicales como la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM, 1918) y, posteriormente, la Confederación de Trabajadores de México (CTM, 1936), tuvieron que abordarse dado que éstas aglutinaban a grupos de maestros de varias entidades de la República Mexicana, destacando entre ellos a Vicente Lombardo Toledano, quien fue el organizador de la primera Liga de Profesores del Distrito Federal en 1920.

Asimismo, el tema de las organizaciones sindicales que integraban a maestros entre sus filas y que fueron cobrando auge entre 1920 y 1940 no se hizo esperar. Hablamos un poco de la Confederación Nacional de Organizaciones Magisteriales (CNOM), la Confederación Mexicana de Maestros (CMM), el Frente Único Nacional de Trabajadores de la Enseñanza (FUNTE), el Sindicato Único de Trabajadores de la Enseñanza Superior Campesina (SUTESC), la Confederación Nacional de Trabajadores de la Enseñanza (CNTE), la Unión Nacional de Encauzadores Técnicos de la Enseñanza (UNETE), entre otras tantas más que por falta de espacio no aludo en estos momentos pero que, me permitió contextualizar el surgimiento del SNTE en el año de 1943.

De esta forma pude hacerles saber, que el ex Presidente Manuel Ávila Camacho, en pro de la Unidad Nacional, convocó precisamente a esta serie de “pequeños sindicatos” con el propósito de conformar uno solo que aglutinara a todos los maestros esparcidos en el territorio mexicano; para ello, el comité de Unificación Magisterial, fue fundamental para consolidar la visión del Presidente en turno.

Así pues, una vez que se dio la toma de nota al SNTE, y de su incipiente organización, con el paso de tiempo fue posicionándose, más por una mera presencia política que por la defensa de los derechos de los trabajadores de la educación. De esta forma, comenté un poco sobre los diversos personajes que han estado al frente de tal institución, ampliando dichos comentarios cuando uno de sus líderes Carlos Jongitud Barrios, aparecía en escena o, bien, la propia Elba Esther Gordillo Morales, ex dirigente vitalicia que dio mucho de qué hablar en varios momentos; en fin una serie de personajes que sin duda, marcaron los destinos de ese sindicato, conocido en México y en el mundo, como el más grande de América Latina.

La charla sin lugar a dudas fue de los más interesante y enriquecedora, de hecho, la traigo a colación en estos momentos para abordar lo que, desde mi perspectiva, he denominado una transformación sindical “impasible” que ha llevado a enfrentar al propio Juan Díaz de la Torre y a esta organización, una crisis de legitimidad y credibilidad importante dentro y fuera del magisterio.

Para nadie es desconocido que, después de la “detención” de la profesora Gordillo, la disputa por la dirigencia nacional fue férrea y, como resultado de esa penosa y lamentable situación, el maestro Díaz tomó las riendas del Sindicato. Curioso fue observar cómo cobró forma y sentido aquello que a la letra dice “Muera el Rey, Viva el Rey”, dado que muchos de aquellos “personajes” que se vieron beneficiados por la ex dirigente, simple y sencillamente guardaron silencio, salvo Jorge Castañeda, quien públicamente, reconoció – y sigue reconociendo – su amistad con la maestra Gordillo.

Pero, ¿por qué afirmo que tal institución padece una crisis de legitimidad y credibilidad importante? Porque a raíz del encarcelamiento de Elba Esther, de lo que ciertas organizaciones como Mexicanos Primero, de los resultados de algunos investigadores, y lo que Chuayffet y el propio Nuño han vociferado a los cuatro vientos, el SNTE es más conocido por la serie de vicios y corruptelas en varios ámbitos que por la defensa de los trabajadores que están – a fuerza – adheridos a éste. Indudablemente que tales cuestiones han perjudicado en demasía a esta organización, sin embargo, ésta no los ha sabido procesar y mucho menos, contrarrestar.

No obstante lo anterior, esa falta de legitimidad y credibilidad no se la ha ganado por mérito propio, muchos Gobernadores, Secretarios de Educación, políticos, y demás personajes han colaborado en ello. Vaya, la SEP, tal y como lo ha afirmado una y otra vez Carlos Ornelas, no fue colonizada por este Sindicato, ésta fue parcialmente cedida dadas la negociaciones políticas que, con ciertos gobiernos federales, se concretaron. Por ello es que coincido plenamente con Manuel Gil Antón en cuanto a que nunca ha existido una “colonización sindical”, repito, ceder ciertas plazas, fue resultado de negociaciones políticas de primer orden y que fueron aceptadas por ambas partes.

Bien dice el dicho que “la culpa no la tiene el indio sino el que lo hace compadre” y, sin irme muy lejos, de esto no se ha hablado mucho que digamos. Esa relación perversa y poco entendible, como la que ahora observamos, es lo que produce ese hastío hacia las instituciones. Ni la SEP goza de una simpatía generaliza, ni el SNTE goza de la credibilidad entre sus agremiados.

Lamentable panorama para una organización que, después de llegar a la cúspide con el gobierno de Fox y Calderón, los hechos anuncian su caída libre.

¿Puede hacer algo? Desde luego, volver a su origen: la defensa de los derechos de sus agremiados. Propuesta simple pero que está cargada de reflexión si consideramos que un sindicato “defiende” los abusos de la autoridad y no muestra una doble cara… ¿o acaso expresar que apoya con todo la Reforma Educativa y estar contra de los despidos de más de 3000 maestros no conforma mi dicho? En fin, tiempo al tiempo.

Y cuando desperté estaban ahí: los 43.

Son las 5 de la madrugada y el sonido que emiten los pajarillos a lo lejos, anuncia el inicio de otra jornada.

Mi cuerpo, aún cansado por las actividades realizadas el día anterior en el campo y en la escuela, han causado serios estragos en mis ojos; éstos, parecen no obedecer mi cerebro. Todo mi ser pide a gritos unos minutos más de sueño, pero mi mente envía otro mensaje: ¡tenemos que estar listos!

Somnoliento, me levanto de la cama. Los bostezos y las voces de mis compañeros apurando el vestir y la salida del dormitorio, indican que será una andanza pesada. No es para menos, el calor y la humedad que se han sentido en los últimos días por estos lares, han sido extremos. Jamás imaginé que, en algún lugar de la tierra, pudiera sentir tanto calor. ¡Ah, cómo extraño mi pueblo! Allá cuando mucho llegamos a 24 grados y amanece fresco.

¡Vamos, el campo espera! – escuché expresar a alguno de mis compañeros –. Desde luego, todos apuramos el paso, tomamos las herramientas y nos dirigimos a esas tierras que, desde que ingresé a la escuela, hemos cuidado con verdadero esmero. Pudiera pensarse que es un trabajo pesado; sin embargo, de unos días para acá, he comprendido que no es diferente al que hago en mi casa. Mis padres, campesinos, y también los de mis compañeros, nos tienen acostumbrados a ello desde pequeños. Todo tiene sentido. Venimos de hogares humildes donde el trabajo es una constante y lo que aquí realizamos tiene un propósito educativo: comunidad le llaman y, en efecto, tiene sustento.

Unos cuantos metros y el sudor aparece en mi frente. La brisa del amanecer golpea en mi rostro. El calor, de nueva cuenta, hace acto de presencia; no obstante, éste despierta el deseo y logra que el cansancio desaparezca. Risas, chascarrillos y bromas a los “pelones” hacen que el trabajo sea más ameno. ¡Oye cuñado, pásame la pala! – me gritó el más pequeño –. ¡Debemos juntar toda la “yerba” y amontonarla para quitarla del terreno! – me siguió diciendo –.

Hemos terminado y, desde luego, el desayuno nos lo hemos ganado a pulso, pero antes un baño. El agua fría que recorre mi cuerpo limpia la tierra y produce una sensación de alivio y frescura sencillamente inimaginables. ¡Ah, qué delicia! Jamás había sentido tal suceso.

Ya en el comedor los chascarrillos siguen. Las risas brotan a carcajadas y, de vez en cuando, por esta razón, los alimentos salen de nuestras bocas. ¡Eres un manchado! – alguien a lo lejos expresaba – ¡Oigan, pero ya apúrense que el maestro siempre está puntual en el aula! – También a lo lejos se escuchaba –.

La docencia siempre había sido lo mío. Desde que estaba en la primaria, siempre me llamó la atención la forma en que el maestro nos enseñaba.

Aún recuerdo aquel día en que, por ser día del maestro, nuestro grupo preparó una poesía para dedicársela a nuestros profesores, el “maestrito de pueblo” le llamaban: ¡Deme permiso papá, que yo sea maestrito de pueblo, que marque programas justos, que trace caminos nuevos; deje que siembre la miel, deje que propicie el vuelo, de esa águila que parece no tener alas ni alientos; deje que escuche mi voz el militar y el gobierno, el sacerdote, el artista, el paria y el jornalero…! ¿Cómo olvidarla si hay huellas que marcan profundamente el alma?

¿Vocación, elección o decisión? No lo sé, lo que si tengo claro es que estar dentro de esta escuela me ha llenado de alegría y esperanza. ¿Podré dejar la misma huella en mis alumnos tal y como mis profesores la dejaron en mí? Tal vez, no lo sé, lo que sí sé es que desde el momento en que ingresé a la normal, la forma en que veo mi vida ha cambiado por completo. Ahora sé, que tengo que prepararme en algo que aún no logro comprender del todo: pedagogía e ideología, mis maestros y compañeros le llaman. Sí, una pedagogía que encuentra sentido en las escuelas y aulas, y una ideología que halla su razón de ser en la justicia, igualdad y democracia.

Las horas pasan, los aprendizajes fluyen y confluyen en un solo propósito: la formación del ser humano; ese ser tan imperfecto, pero con la capacidad suficiente para aprender y desaprender de nuevo.

La comida ha llegado y, como verdaderas almas que persigue el diablo, corrimos hacia el comedor. La sabiduría da hambre, mucha hambre, y mis compañeros y yo, fuimos una evidencia contundente de ello. De repente el murmullo crece; tenemos que prepararnos para las actividades del 2 de octubre. Fecha tan importante para nosotros porque a través de ella, se recuerda una de las agresiones más violentas de las que fueron objeto estudiantes en la Ciudad de México y en la que, como parece obvio, el grito de justicia no podía ahogarse en el silencio.

La consigna fue clara y contundente: ¡Salimos por la tarde a conseguir autobuses!

Temor, incertidumbre, inquietud y ansiedad, fueron las primeras reacciones que sintió mi cuerpo. Era natural, soy un ser humano que, a pesar de mis convicciones, siente todas estas cuestiones.

Partimos hacia un lugar conocido; el calor y la humedad eran intensos. La respiración se agitaba cada vez más, motivo de una evidente excitación aún desconocida hasta esos momentos. Comentarios por aquí, chascarrillos por allá; todo fluía sin contratiempos. El propósito estaba cumplido, aún y cuando tuvimos ciertas adversidades que propiciaron que el grupo tomara diferentes caminos.

Apenas habíamos avanzado unos cuantos metros y dos sonidos aparecieron: las sirenas de las patrullas y unos disparos al aire. Los gritos comenzaron, el desorden era elocuente; el rostro de mis compañeros cambió por completo. ¿Nos están disparando? – alguien preguntaba –. ¡Qué les pasa si somos estudiantes! – alguien más gritaba –. En mi mente no pudo dibujarse otra cosa más que aquella imagen de la matanza de los estudiantes en Tlatelolco. ¿Será que tendremos el mismo destino? – me cuestionaba –.

¡Tranquilos compañeros, no pasa nada! – alguien alzaba la voz esperando con ello darnos calma –. Sollozos, gritos, desesperación y el temor acrecentaba.

Hubo una pausa.

El camión se detuvo y varios de mis compañeros se bajaron a preguntar qué pasaba. ¿La respuesta? Una ráfaga de disparos que lesionaron a dos de ellos. Sollozos, gritos, desesperación y el temor nos controlaba. ¡No disparen, somos estudiantes! – de afuera se escuchaba –.

Fue una agresión directa, artera, desalmada. Lo que siguió después se quedó en mi memoria: mis compañeros tirados en el piso boca abajo, con las manos en la nuca y con un arma sobre su espalda.

De ellos, ya no supe nada. El silencio se hizo presente por un instante, la calma al parecer llegaba; sin embargo, tiempo después el infierno de nueva cuenta se desataba. ¿Mis padres, qué dirán mis padres?, ¿por qué pasa esto?, ¿por qué nos atacan? – en esos momentos me preguntaba –. Los balazos no cesaban; los gritos, la sangre y la locura se presentaba con su traje de gala.

El caos, como era de esperarse, fue una constante. Como pudimos, varios corrimos a refugiarnos, otros, no tuvieron la misma suerte y, con el transcurso de la noche y la llegada de otros compañeros que nos trasladaron a la escuela, caímos en cuenta que 43 nos faltaban.

Trago amargo; instantes que se quedan grabados en el corazón y el alma.

La respiración y sudoración no aminoraba, y de repente, pegué un salto en mi cama.

Giré rápidamente la cabeza y mis compañeros queridos ahí se encontraban.

¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!Los 43

¿Qué cursos y posgrados necesitan los maestros?

En México, uno de los grandes pendientes que tiene el gobierno está relacionado con la formación continua y profesionalización del profesorado mexicano. Y es que, como profesión de Estado, muchos nos seguimos preguntando: cuál es el papel que le corresponde a las instituciones gubernamentales de las que ese mismo Estado se apoya para lograr los cometidos en sus diferentes rubros. Tal parece que una de sus obligaciones, ineludibles, es la formación inicial de los maestros y maestras que habrán de ocupar un lugar en el Sistema Educativo Mexicano (SEM); sin embargo, como bien sabemos, no solo en la docencia sino en cualquier profesión, la formación posterior a esa formación inicial que lleve a esos profesionales a lograr una especialización en torno a cierta área de conocimiento o disciplina, resulta fundamental para que su labor vaya acorde a las necesidades y exigencias que la sociedad y el entorno le plantea a diario.

No, no pretenderé a partir de los argumentos iniciales, entrar en un amplio debate sobre lo que puede o no significar (o lo que entendemos por) formación continua y profesionalización, en este caso, relacionados con el ámbito educativo. Muchos especialistas han aportado sus ideas sobre ello, por ejemplo, Ángel Díaz Barriga o bien, Pedro Flores Crespo, reconocidos investigadores mexicanos. Lo que si deseo dejar en claro es que, la formación continua y la profesionalización, en este caso, docente, se comprende a partir de la formación inicial de quienes se han insertado a la docencia.

Ciertamente son dos cuestiones que, aunque diferentes en su concepción, siguen un propósito: la adquisición de (nuevos) conocimientos sobre ciertos rubros, áreas o disciplinas que permiten a los profesores, desarrollar las habilidades previamente formadas en sus respectivas escuelas de formación. En este sentido, entender que la formación continua y la profesionalización es el paso siguiente al logro de la profesión, es algo tan real como cierto que, para el caso mexicano en los últimos años, ha dejado mucho pero muchísimo que desear. De hecho, puedo afirmar que aquí tiene una gran tarea el Nuevo Organismo para la Mejora de la Educación que, palabras más palabras menos, sustituyó al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).

En el ámbito de la formación continua, ¿qué pasó en el último sexenio? En el documento de Seguimiento de la Estrategia Nacional del Programa de Desarrollo del Personal Docente (2018) se señala: 1) Que durante el 2018 se ofrecieron 19 cursos (EN LÍNEA) sobre el Plan y Programas de Estudio sobre el Modelo Educativo 2017, abarcando 1,068,650 maestros de los 1,200,000 contemplados (inicial, preescolar, primaria, secundaria, telesecundaria). 2) Para atender las tres líneas que contemplaba la estrategia nacional que se derivó de la evaluación, se implementaron: a) cursos sobre la formación del proyecto de enseñanza y los proyectos de las figuras correspondientes; b) Para ATP en tutoría y Servicio de Asistencia Técnica a la Escuela (SATE).

Sí, así como lo leyó usted, se ofrecieron 19 cursos en línea, todos relacionados con el Modelo Educativo, y para atender las tres líneas de evaluación que, el gobierno de Peña Nieto, dejó como uno de sus más desastrosos legados. ¿Qué pasó con los cursos, talleres o diplomados que pudieron haberse ofrecido para que los maestros adquirieran nuevos conocimientos y desarrollaran habilidades propias de su ejercicio docente? Pues bien, el recurso destinado a este rubro, como bien sabemos, fue dirigido a favorecer la imagen de un ex Secretario de Educación que, al final de su gestión, pasó del color gris a negro, aunque erogó muchos recursos para pintarse de colores. En fin.

Volviendo al tema que me ocupa, en el mencionado documento también se señala, que se levantó (en ese mismo año) una encuesta para conocer las necesidades del profesorado; los resultados hablan de una oferta interesante pero no completa: En el ámbito pedagógico: 1) planeación didáctica; 2) la evaluación del aprendizaje; 3) estrategias didácticas; 4) actuación del profesorado en el aula. En el ámbito de la gestión escolar: 1) liderazgo académico del director; fortalecimiento institucional en la escuela, la comunidad escolar y la zona escolar. En el ámbito disciplinar: 1) desarrollo de competencias en lectura, escritura, matemáticas y ciencias. En el ámbito de mejoramiento de las tecnologías de la información y la comunicación: no hay registro. En el ámbito de temas transversales y de relevancia social: 1) inclusión y equidad; 2) apoyo a la población migrante; 3) telesecundaria; 4) lengua materna e inglés; 5) servicios educativos.

Interesantes datos son éstos pero, desafortunadamente, se han quedado en eso: en datos; al respecto, ¿la Junta Directiva del Nuevo Organismo para la Mejora de la Educación pondrá atención en ellos?, ¿cuál será la propuesta que, espero, en próximos días nos dé a conocer?, ¿qué otros ámbitos y rubros pueden considerarse para mejorar la capacidad académica en cada una de las escuelas de México?

Sobre este asunto vale la pena recordar el calendario escolar que la Secretaría de Educación Pública (SEP) publicó y difundió hace unos días, y en el que se plantea la “enorme necesidad” de capacitar a los maestros y maestras a partir de los principios de la Nueva Escuela Mexicana. ¿Pan con lo mismo?

Ahora bien, por lo que respecta al tema de la profesionalización, después de haber culminado un breve análisis sobre las Universidades que ofrecen programas de posgrado y que se encuentran inscritos en el Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC), les comparto algunos hallazgos:

  1. La UNAM ofrece dos programas relacionados con pedagogía: maestría y doctorado en pedagogía.
  2. En el mismo documento, la Universidad Autónoma de Querétaro, 1 maestría en didáctica de las matemáticas; la Universidad Autónoma de Chiapas, 1 especialidad en didáctica de las matemáticas; y esta misma Universidad, 1 maestría en didáctica de las lenguas.
  3. En ese documento, la Universidad Autónoma de Sinaloa, ofrece 1 doctorado en Educación; la misma Universidad, 1 maestría en Educación; la Universidad Autónoma de Tlaxcala, 1 doctorado en educación; la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, 1 doctorado en Ciencias de la Educación; esa misma Universidad, 1 maestría en Ciencias de la Educación; la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, 1 doctorado en Educación; la Universidad de Guadalajara, 1 doctorado en Educación; esta misma universidad, 1 maestría en docencia para la educación media superior; la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, 1 doctorado en educación; y así cerca de 60 universidades en el país.

Como pudo observar, solo dos Universidades (la UNAM y la UAQ), ofrecen dos programas relacionados con la pedagogía y la didáctica (en áreas específicas). Ciertamente dadas sus condiciones de autonomía, pueden diseñar dichos programas de acuerdo a sus estudios, necesidades, contextos, etc. Sin embargo, repito, como profesión de Estado, ¿qué le corresponde al Estado en términos de profesionalización docente? Es cierto, las becas que se otorgan a los cursantes es un buen aporte, pero ¿no podría pensarse en la conformación de un Centro Nacional de Estudios y de Posgrado que colabore en este propósito? O bien, ¿por qué no fortalecer las diversas instituciones formadoras de docentes (UPN, escuelas normales, CAM, etc.) que vienen ofreciendo diversos programas cuya base se encuentra en la pedagogía y la didáctica?

Si el propósito es que una vez lograda esa profesionalización, los aprendizajes adquiridos a partir de las investigaciones realizadas, se implementen o desarrollen en cada una de las escuelas en las que los maestros se desempeñan, ¿por qué no fortalecer o dar paso a nuevas formas de trabajo que mejoren el desempeño de cada uno de los profesores dentro de su aula? Claro, todo ello a partir de ciertos parámetros que aseguren el que cada programa cumpla con ciertos requisitos para su impartición.

Los nichos de poder, las élites o la idea de que uno es mejor que el otro, bien podría desvanecerse mediante el trabajo conjunto, pensando en la educación que México necesita.

Al tiempo.

Tiempo al que, por cierto, le pediré unos días de descanso para leernos en próximas fechas.

Muchas gracias por regalarme unos minutos de su tiempo cada semana. Que su receso escolar sea placentero. ¡Nos leemos pronto!

Referencias:

  • SEP (2018). Balance de cierre Prodep 2018. Dirección General de Formación Continua, Actualización y Desarrollo Profesional de Maestros de Educación Básica.

Recuperado de: http://dgfc.basica.sep.gob.mx/multimedia/RSC/BASICA/galerias/151/201811/151-3-201811-FILE-19DKffdysH-PresentacinReuninNacionalnoviembre2018_VF.pdf

  • CONACYT (2019). Padrón del Programa Nacional de Posgrados de Calidad.

Recuperado de: http://svrtmp.main.conacyt.mx/ConsultasPNPC/pdf_padron.php?query=U0VMRUNUICogRlJPTSBjb25zdWx0YXNfcGFkcm9uIGFzIEEgV0hFUkUgaWRfbnVtZXJvPjAgT1JERVIgQlkgaWRfbnVtZXJvLGluc3RpdHVjaW9uLCBncmFkbyBBU0M=

“Zombies” en la SEP.

Tremendo revuelo y polémica causó el documento que circuló en redes sociales la semana pasada titulado: “Taller de Capacitación de la Nueva Escuela Mexicana”; cuyo origen, “aún desconocido”, generó diversas reacciones entre profesores, analistas, investigadores, y entre otros actores inmiscuidos en el quehacer educativo de nuestro México; y no es para menos.

Como seguramente recordarán, en ese documento, específicamente en la Actividad 3: Lectura de la carta del Presidente de la República Mexicana a las Maestras y a los Maestros, se señalaba que, como parte de las actividades de capacitación al inicio del próximo ciclo escolar, los profesores tendrían que celebrar: “…con aplausos que el gobierno de la República valora nuestro esfuerzo y festejemos que concluyó un marco jurídico injusto como fue la reforma educativa anterior. También celebremos que tenemos un mensaje del Presidente de la República Andrés Manuel López Obrador, a propósito del inicio de las actividades del ciclo escolar 2019-2020” (http://www.educacionfutura.org/sugiere-sep-a-maestros-celebrar-con-aplausos-nueva-reforma-educativa/).

Como era de esperarse, repito, la polémica se desató. Hubo, desde luego, posturas encontradas. Muchas de éstas argumentaron a favor de lo que en dicho documento se planteaba; sin embargo, la gran mayoría manifestó su desaprobación porque tal acción – así lo leía en Twitter, por ejemplo –, se encaminaba al establecimiento de un culto a la figura del Presidente que hoy despacha desde Palacio de Gobierno.

Después de tremendo desaguisado, la Secretaría de Educación Pública (SEP), salió a desmentir que se haya emitido esa guía de trabajo para el Taller que líneas arriba refiero: “La SEP no reconoce la validez de dicho documento, puesto que no tiene un carácter oficial. La SEP no ha emitido instrumentos de capacitación previos al inicio del ciclo escolar 2019-2020… Los materiales se encuentran en proceso de elaboración y posterior evaluación por un grupo de supervisores escolares reunidos para ello… (y remeta) El próximo viernes 2 de agosto, la Secretaría presentará oficialmente algunos de estos materiales, como parte de su política de transparencia y rendición de cuentas” (http://www.educacionfutura.org/no-reconoce-sep-como-oficial-version-del-documento-hacia-una-nueva-escuela-mexicana-donde-sugiere-aplausos/).

Sobre esta nota aclaratoria cabe señalar que, al parecer, alguno de los asistentes a esos espacios en los que precisamente se están (o estaban) construyendo dichos documentos, lo “filtraron” y lo publicaron en sus redes sociales, hecho que, desde luego, se hizo viral rápidamente. Ya lo dijo el propio Presidente López Obrador hace unos meses cuando su triunfo fue inminente: “benditas redes sociales” (https://www.forbes.com.mx/las-benditas-redes-sociales-que-le-dieron-like-a-amlo/) que, para efectos de estas ideas, cobran sentido puesto que, de ser cierto que este documento se entregó a los “supervisores escolares” participantes en la construcción y evaluación de un proyecto, alguno de éstos tuvo la idea de publicarlo en dichas redes para el conocimiento de quienes no tenemos esa oportunidad y que, como parece obvio, esperamos los documentos en nuestras escuelas para conocerlos, analizarlos (si es que el director lo permite) y aplicarlos.

Esta situación me llevó a otra que, precisamente, pude leer en la “guía fantasma” (por aquello de que no existió pero que muchos pudimos ver), específicamente, en la 3ª sesión programada para el 14 de agosto de 2019 “Los primeros pasos hacia la Nueva Escuela Mexicana”, actividad: Video “Zombies en la escuela”, y en la que al parecer se pretendía que los profesores (en los momentos de capacitación al inicio del ciclo escolar) observaran el video al que hago referencia y que usted puede encontrar en: https://www.youtube.com/watch?v=g6zBmBUOMhY&t=256s.

Éste es un material audiovisual que fue publicado el 20 de noviembre de 2017, por TEDx Talks (Technology Entertainment, Design), una organización de medios que publica conferencias en línea para su distribución gratuita bajo el lema “ideas que vale la pena difundir”, y bueno, en el video como tal, se puede observar a un chico que narra su experiencia desde la escuela, aludiendo al hecho que, seguramente, todos conocemos como tradicionalismo vs. innovación en el quehacer docente. Creo, salvo su mejor opinión, el punto medular y en el que se centra el contenido del discurso de este joven, tiene que ver con la enorme posibilidad que puede darse cuando se abren otras posibilidades y éstas se insertan en los procesos de enseñanza y de aprendizaje de los alumnos, y es cierto.

Muchos sabemos las enormes ventajas y los logros que pueden darse cuando el maestro o maestra, implementa en clase algo diferente que, tal vez no viene en el programa pero que, para acabar pronto, coadyuva en la generación de los aprendizajes, pero también, en los propósitos de la enseñanza. No obstante cuando esto no sucede, aludiendo al video que refiero, puede que surjan los llamados “zombies en la escuela”, seres que no piensan, no actúan, no deciden, etc. Interesante idea fue ésta que me condujo a preguntarme: ¿realmente esto sucede en una escuela, común y corriente, como la que usted o yo conocemos ampliamente? Es decir, ¿el maestro o maestra goza de completa autonomía en el pensar, decidir y hacer lo que mejor considere conveniente para la educación de sus alumnos?, ¿cuál es la perspectiva y actuar de los directivos y supervisores ante tal situación?, ¿no acaso la SEP distribuye los planes y programas, los libros de texto, los materiales (en algunos casos) con los que deberá trabajar el profesor durante todo el ciclo escolar?, ¿en qué medida, dado los contextos tan diversos como los que existen en nuestro país, se permite que el tratamiento de los contenidos sea heterogéneo y en absoluto homogéneo?, ¿en qué medida los directivos y supervisores favorecen tales asuntos?

Y es que mire usted, si algo ha caracterizado a nuestro Sistema Educativo, es precisamente la verticalidad en lo que corresponde a la aplicación de planes y programas, libros de texto, materiales, etc. Es decir, lo que emana de la SEP para muchas autoridades educativas: se cumple o se cumple, de lo contrario, las sanciones administrativas se ponen al orden del día o… ¿me equivoco?

Si esta última idea goza de cierta certeza, ¿en dónde podremos encontrar el origen de los zombies en las escuelas?, ¿no será que, en la SEP, desde hace muchos años se halló en la propia Secretaría el “brote zombie” pero nadie ha querido aplicar la cura para tal problema?

Sexenios van, sexenios vienen; investigaciones van, investigaciones vienen; y el padecimiento sigue siendo el mismo. Tal vez, pensar un poco más sobre una escuela emancipadora puede llevarnos a flexionar y proponer otras formas de trabajo no verticales, y sí muy horizontales, que beneficien la educación en su conjunto.

Ciertamente desde la SEP se construyen los programas de acuerdo al ideario de gobierno que se tenga, pero ¿no acaso la educación del pueblo es siempre la bandera de ese gobierno?

Finalmente es importante señalar que, si bien es cierto que las figuras educativas como los supervisores y directores escolares son importantes, habría que pensar y repensar cómo es que varios de ellos llegaron a esos puestos. Hay gente valiosa, me consta. Su preparación y capacidad es de admirarse y elogiarse; sin embargo, el otro lado de la moneda es un hecho innegable.

Ojalá el Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, no eche en saco roto la voz de los maestros. Los aplausos son fáciles de conseguir, sobre todo, cuando los escenarios son controlados y cuando los elogios son mutuos; se trata pues, de apuntalar una mejor visión de la escuela mexicana en la que todos los actores participen activamente y no desde el plano vertical que ya comentaba o, ¿acaso ya se olvidaron los foros de consulta en los que, fuera de los integrantes de las diversas corrientes sindicales, participaron maestros y maestras de México.

Al tiempo.

Referencias:

  • Juárez, E. (29/07/2019). Sugiere SEP a maestros celebrar con aplausos nueva Reforma Educativa. Educación Futura.

Recuperado de: http://www.educacionfutura.org/sugiere-sep-a-maestros-celebrar-con-aplausos-nueva-reforma-educativa/

  • Juárez, E. /29/07/2019). No reconoce SEP como oficial versión del documento Hacia una Nueva Escuela Mexicana donde sugiere aplausos. Educación Futura.

Recuperado de: http://www.educacionfutura.org/no-reconoce-sep-como-oficial-version-del-documento-hacia-una-nueva-escuela-mexicana-donde-sugiere-aplausos/

  • Medina, A. (29/11/2018). Las benditas redes sociales que le dieron like a AMLO. Forbes México.

Recuperado de: https://www.forbes.com.mx/las-benditas-redes-sociales-que-le-dieron-like-a-amlo/

  • TEDx Talks. (29/11/2017). Zombies en la escuela.

Recuperado de: https://www.youtube.com/watch?v=g6zBmBUOMhY&t=256s

Los libros de texto gratuitos: entre lo político y lo didáctico.

Recuerdo una plática que hace algunos años sostuve con la maestra Raquel; una reconocida, admirada y respetada profesora de educación primaria en el Estado de Tlaxcala.

El trabajo que realizaba en su escuela y con sus pequeños, siempre había llamado mi atención. Empleaba cualquier recurso y/o material que tuviera a la mano para lograr que sus alumnos aprendieran, ya sea una hoja de papel, un rompecabezas, unas piedritas, una corcholata, unos palitos de madera, unos cubitos de hielo, trozos de papel de colores, algún recorte de alguna revista, en fin, todo o, casi todo, era de utilidad para ella

Decía: “todo era útil siempre y cuando la intención didáctica no se perdiera”; y es cierto. Muy pocas veces, quienes nos encontramos inmersos en la docencia reflexionamos sobre ello. Pareciera ser que, el cúmulo de actividades plasmadas en las guías para el maestro, en los propios libros de texto o, peor aún, en los acuerdos que emanan de los Consejos Técnicos, definen la intención didáctica de cualquier contenido, y esto no es cierto. Se nos olvida que, si bien es cierto que el contenido es relevante para la generación de aprendizajes, la intención didáctica, es fundamental para favorecer los mismos, puesto que ésta se desprende de la habilidad del profesor o profesora al momento en que desarrolla su clase para que su alumno aprenda lo que ese contenido persigue.

Consecuentemente pregustarse: de qué manera se puede favorecer esa intención didáctica para que los alumnos logren los aprendizajes, qué recursos o materiales puedo emplear para que esa intención didáctica sea consistente y congruente con mis métodos de enseñanza, cómo es que el maestro o maestra hacen uso de esa habilidad para lograr que su alumno aprenda; es tan válido como pertinente; y es aquí donde precisamente entra el tema que me ocupa en esta ocasión puesto que, como sabemos en días pasados, se generó una polémica bastante interesante con respecto a los “libros de texto” que, supuestamente, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), implementará en varias escuelas del país en el ciclo escolar 2019-2020 (https://plumasatomicas.com/noticias/4t/revolucion-cubana-primaria-cnte/?fbclid=IwAR1r1S9meuN_3XFdzZfzC48r-m0ILsfrnfO9tcplxI1FC0QwevHPMyfBIIM) .

Tanto revuelo causó este asunto, que la misma Secretaría de Educación Pública (SEP), emitió un comunicado en el que especificaba, palabras más palabras menos, que los únicos libros de texto que se trabajarían en cada una de las escuelas del país, serían los autorizados por las instancias correspondientes (https://www.publimetro.com.mx/mx/noticias/2019/08/02/nadie-puede-sustituir-libros-de-texto-gratuitos-sep.html). ¿Tanta fuerza ha alcanzado la CNTE para que la propia SEP haya salido a desmentir lo que en las redes sociales circuló por varios días? – Me pregunté una y otra vez –. No obstante, quitado ese peso ideológico a la pregunta, surgió otra que me pareció más interesante: ¿qué tipo de libros de texto está elaborando la SEP?; porque si el problema se encuentra en la “ideología” que permea los libros de la CNTE, entonces, ¿cuál es la ideología que se encuentra inmersa en los que elabora la SEP?

Como sabemos, cada gobierno imprime su sello ideológico a los programas educativos que “diseña” e implementa, para el caso de México, cada sexenio (de esto ya he dado cuenta en este y otros espacios). Sin embargo, tal parece que la derecha y grupos afines al neoliberalismo, siguen presentes en la política educativa del Presidente López Obrador, claro, más por su Secretario de Educación, Esteban Moctezuma que por él mismo, pero bueno. Habría que preguntarle a este último, si conoce todos los “materiales”, guías y/o libros que se piden en varias escuelas (públicas y privadas) en varios estados del país con el propósito de que los alumnos aprendan o refuercen esos aprendizajes, ¿esos sí estarán permitidos?

Es cierto, constitucionalmente, el Estado está facultado para elaborar todos los planes y programas para la Educación Básica y Normal, así como también, los libros de texto (ver la Ley General de Educación vigente); sin embargo, incorporar temas como la Revolución Cubana o la Francesa, por ejemplo, significaría ¿un avance o un retroceso en pleno Siglo XXI cuando la información fluye a raudales a través de diversos canales? Vaya, ¿no se trata de que el alumno aprenda mediante la reflexión, el análisis y la comprensión? Entonces, ¿por qué no hablar de Ernesto “Che” Guevara, de Fidel Castro, de Vladimir Putín o de otros personajes afines al socialismo?

Recuerdo muy bien que en los planes de estudios para las escuelas normales para las Licenciaturas en Educación Primaria (1997), en alguna de las asignaturas que se impartían durante el primer o segundo semestre, se hacía un análisis de los Sistemas Educativos de diversos países pero, desafortunadamente, el de México no se incluía. Recuerdo también que, para que se lograra hacer un comparativo entre esos Sistemas y el nuestro sugería a mis estudiantes, consultar algunos temas del texto de Carlos Ornelas “El Sistema Educativo Mexicano. La transición de fin de siglo”, situación que nos permitía tener un panorama más amplio sobre la educación en diversos países de orbe y el nuestro. En fin.

Volviendo al tema que me ocupa, si no mal recuerdo, en el periodo de Vicente Fox en la presidencia de la República, se destinaron varios millones de pesos para la emisión de ciertos libros que, palabras más palabras menos, solo cumplieron el capricho de ciertos actores como los de la fundación Vamos México cuya presidenta era la esposa del presidente y, con seguridad, muy poco contribuyeron a la educación de los individuos (http://www.cronica.com.mx/notas/2002/19952.html?fbclid=IwAR0cUUi82pzngicDLcS79LXSkc0k87Rs66N5cZw7Q0O5fmzGAm55bHUQTYI). En consecuencia, pensar y repensar qué tipo de materiales y/o recursos emplean los maestros para el logro de los propósitos educativos, no es mala idea. Por el contrario, diseñar esquemas de trabajo que favorezcan no sólo leer el texto sino comprenderlo a partir de sus referentes iniciales propios del contexto en el que ha nacido, por ejemplo, es harto interesante, sobre todo, por el refuerzo que podría dársele a esa intención didáctica que todo docente imprime al dar sus clases. Entonces, ¿por qué quedarse con la idea de un solo libro de texto y un mismo material y/o recurso educativo?

Ojalá en la SEP se den tiempo para ello; a quienes, por cierto, no estaría nada mal informarles que la CNTE no elabora “libros de texto”; han elaborado desde hace mucho tiempo materiales didácticos que coadyuvan a la generación de aprendizajes en sus alumnos.

Ciertamente, habrá quienes me digan que muchos de ellos tienen áreas de oportunidad que deben atenderse, y es cierto; sin embargo, me quedo con la idea que la maestra Raquel me compartía hace tiempo: mientras no se pierda la intención didáctica para abordar el contenido propuesto, cualquier material y/o recurso es bienvenido; yo agregaría: si el principio es que nuestro alumno reflexione, analice y comprenda, diversos materiales y/o recursos, también son bienvenidos.

¿Por qué no hacerlo?

Referencias:

Arellano, S. (11/07/2002). La SEP financió 1.5 millones de libros de la fundación Vamos México. Crónica.com.mx.

Recuperado de: http://www.cronica.com.mx/notas/2002/19952.html?fbclid=IwAR0cUUi82pzngicDLcS79LXSkc0k87Rs66N5cZw7Q0O5fmzGAm55bHUQTYI

Michel. (6/08/2019). Se enseñará en primarias sobre la Revolución Cubana en próximo ciclo escolar. Plumas Atómicas.

Recuperado de: https://plumasatomicas.com/noticias/4t/revolucion-cubana-primaria-cnte/?fbclid=IwAR1r1S9meuN_3XFdzZfzC48r-m0ILsfrnfO9tcplxI1FC0QwevHPMyfBIIM

Redacción. (02/08/2019). Nadie puede sustituir libros gratuitos: SEP. Notimex.

Recuperado de: https://www.publimetro.com.mx/mx/noticias/2019/08/02/nadie-puede-sustituir-libros-de-texto-gratuitos-sep.html

El normalismo mexicano: entre el olvido y la 4T.

El pasado 16 y 17 de mayo en el Estado de México, se desarrolló el Congreso Nacional para el Fortalecimiento y Transformación de las Escuelas Normales Públicas del País. A dicho Congreso asistieron, 255 delegados efectivos (maestros y maestras) que, conforme a la mecánica que estableció el Mecanismo de Coordinación Nacional de Autoridades de Educación Normal en su convocatoria publicada el 20 de marzo, pudieron participar en esta etapa nacional, pero sin que hubieran cubierto las dos etapas previas: la escolar y la estatal.

Los temas que se abordaron en las 5 mesas de trabajo, fueron: 1. El docente que queremos formar para la transformación del país. 2. La escuela normal, proyección hacia el futuro. 3. Desarrollo profesional de los formadores. 4. Autonomía para las escuelas normales: qué tipo de autonomía necesitamos. 5. Ruta curricular: qué hacer y hacia dónde ir. Temáticas que, como ya he dicho, se fueron construyendo a través de las etapas previas al Congreso Nacional y, en la que participaron, directivos, docentes y alumnos de las escuelas normales del país; vaya, los actores indiscutibles del normalismo mexicano y, cuya representación, la llevaron los delegados efectivos que líneas atrás refiero.

Éste, sin duda, fue un evento que estuvo enmarcado por varios símbolos, acontecimientos y acuerdos. Desde luego, cuando de normalismo hablamos, indudablemente los tres aspectos que he señalado, cobran sentido y más cuando por años, ese normalismo mexicano estuvo en el olvidado. Lanzar sendas culpas por ese desastre educativo sería lo de menos; considero, cada uno podría tener un juicio sobre las políticas educativas que, escasamente, implementaron los gobiernos priistas y panistas durante sus respectivos sexenios; no obstante, es necesario recalcar este hecho inobjetable: el subsistema de educación normal del país, estuvo, por décadas, en el olvido. ¿Revisamos las políticas educativas que se destinaron para el “fortalecimiento” y “transformación” de las escuelas normales? El espacio no me permite tanto. Sin embargo, debo señalar que los conceptos “fortalecimiento” y “transformación” datan de hace varios años, por ejemplo, cuando las escuelas normales aún se encontraban en la Subsecretaría de Educación Básica y Normal (https://www.dgespe.sep.gob.mx/public/ddi/promin/guias/ProMIN.pdf). Caray, ¿desde hace más de 15 años y no se ha avanzado en ese esquema, de fortalecimiento y transformación, al que en los discursos reiteradamente aluden las autoridades. En fin, ¿desea un dato más anejo? Le invito a consultar el texto “La educación normal en México” de Verónica Medrano (http://publicaciones.inee.edu.mx/buscadorPub/P3/B/108/P3B108.pdf), sobre todo, cuando habla de la existencia del famoso Programa para la Transformación y Fortalecimiento Académico de las Escuelas Normales de 1996. Sí, de 1996, es decir, llevamos poco más de 23 años, hablando de “fortalecimiento” y de “transformación” en las escuelas normales, y aún, en pleno 2019, lo repetimos.

Dicho lo anterior, resulta interesante cuestionarse: ¿por qué, de la noche a la mañana, se volteó la mirada a las escuelas normales y a sus respectivas comunidades normalistas?, ¿qué fue lo que generó tal mirada?, ¿cuál es la visión que se tiene con respecto al propósito de las normales contemplado en la Constitución y demás leyes secundarias? Repito, interesantes cuestionamientos que merecen un análisis y reflexión profunda por parte de todos los actores educativos, principalmente, los normalistas de México.

Nadie puede negar que, en su heterogeneidad, el normalismo mexicano atraviesa por sentidos problemas; le pongo un ejemplo de la dimensión de éstos: en la mesa 2, La escuela normal, proyección hacia el futuro, los delegados presentaron alrededor de 190 propuestas que pudieran atender las problemáticas existentes en sus respectivos estados y/o escuelas. Sí, alrededor de 190. Éstas, estuvieron relacionadas con infraestructura; capacitación, actualización y profesionalización docente; planes de estudio (mallas curriculares); investigación y extensión educativa; financiamiento; condiciones laborales; entre otras. Sí, con seguridad usted estará pensando que dichas propuestas, se relacionan con las problemáticas que no sólo se viven en el subsistema normalista, y es cierto. La pregunta en todo caso, independientemente de los acuerdos a los que se llegaron en esta mesa, sería: ¿cómo le van a hacer las autoridades para atender todas estas propuestas si, en el futuro inmediato, no se cuenta ni contará con un presupuesto robusto para la formación inicial de docentes? Ciertamente el recurso no lo es todo, pero de esa heterogeneidad normalista se desprende, grandes necesidades y grandes soluciones.

Ahora bien, por lo que respecta a la pregunta sobre el por qué, de la noche a la mañana, se volteó la mirada hacia las escuelas normales; pienso que, por un lado, se pretendió eliminar aquella afirmación atroz y denigrante que lanzó cierto Secretario de Educación “cualquiera puede ser maestro” y, por el otro, una posible solución que podría llevar a aminorar los males que aquejan al Sistema Educativo Mexicano (SEM) en cuanto al aprendizaje de las niñas y niños de México, es decir, desde sus cimientos.

Sobre este último asunto, lanzar campanas al vuelo es incorrecto. De sobra está decir, que el Mecanismo de Coordinación Nacional de Autoridades de Educación Normal, lo constituyen las Autoridades de este subsistema a nivel nacional; de hecho, por obra del espíritu santo, se constituyó una Junta (representantes de dichas autoridades de 5 regiones del país) que, conforme a atribuciones desconocidas, tienen como propósito conducir, orientar o dirigir las actividades de este congreso o, supongo, de otras relacionadas con la educación normal. ¿Acaso los maestros y maestras normalistas no pueden organizarse para proponer un esquema que permita una mejora sustantiva en sus respectivas escuelas o estados? Recordando a Manuel Gil Antón, tal parece que no solo los maestros de educación básica son catalogados por las autoridades como “infantes”, sino también, los de educación normal, puesto que etimológicamente tal concepto significa sin voz. En fin, solo fue un pequeño recordatorio.

Finalmente, por lo que respecta a los símbolos, me llamó la atención que el Secretario de Educación, Esteban Moctezuma Barragán sí haya asistido; en pasillos se murmuraba sobre ese suceso; no obstante, tres asuntos sobresalen de tal asistencia: 1. El que haya acudido para iniciar los trabajos del Congreso a una entidad donde el gobierno es de extracción priista y éste no está del todo bien, ni en su estado ni con la federación. 2. El que, en el protocolo de inauguración, no haya estado en el presídium el Director de la DGESPE (no así en el cierre de los trabajos cuando dicho Director si hizo acto de presencia). 3. El que, durante el acto protocolario de inicio de los trabajos, el Secretario no haya hecho mención del boletín No. 77 de la SEP, por el que se suspendió, a partir del 16 de mayo, cualquier evaluación magisterial.

Con negritas:

Una de las exigencias que merecen especial mención, fue la que hicieron tres de las cinco mesas en las que participaron maestros y maestras normalistas: la declaratoria de Congreso Permanente; es decir, puesto que los trabajos no se concluyeron en los dos días que estipuló la convocatoria, éstos deberían continuar, pidiendo para tal efecto que, en un plazo no mayor a 45 días, los delegados efectivos, que fueron parte de este primer proceso, fueran reunidos para continuar con dichos trabajos. Tal exigencia, fue escuchada y atendida y al final del Congreso, se hizo la declaratoria correspondiente.

Por cierto, ya que hablamos de Congreso, no estaría mal que el Director de la DGESPE y, sus respectivos asesores, se “empaparan” un poco más sobre lo que significa hacer un Congreso de este tipo. Vaya, desde la forma en que se eligen a los moderadores y relatores, hasta la forma en la que se tienen que leer en plenaria las conclusiones o la entrega de resolutivos ante quien corresponde, son aspectos que deberían ser tomados en cuenta para futuros encuentros. Ciertamente, los comentarios y exigencias que plantearon los normalistas permearon en la estructura de esa Dirección; de ahí que, a partir de este día, se haya hecho llegar un oficio a las autoridades educativas estatales sobre éstos y otros asuntos.

Veremos qué es lo que se viene y cómo se viene, ahora que se vive un normalismo en la era de la 4T que, por muchos años estuvo en el olvido. Aunque es de llamar la atención que, quien encabeza en este momento la DGESPE, estuvo durante tres años con el gobierno que tanto lastimó y ofendió al magisterio.

Al tiempo.